Inicio Mundo Ataque terrorista en Niza deja tres muertos

Ataque terrorista en Niza deja tres muertos

29

Tres personas murieron, al menos una de ellas decapitada, este jueves 29-O en un ataque con cuchillo en una iglesia en pleno corazón de Niza, en el sureste de Francia, sacudida nuevamente tras la decapitación de un profesor a manos de un islamista hace dos semanas.

El atacante de unos treinta años, herido durante la intervención policial y llevado al hospital, irrumpió hacia las 09H00 armado con un cuchillo en la basílica Notre-Dame, en pleno corazón de esta ciudad de la Riviera Francesa que hace 4 años fue blanco de un ataque yihadista que dejó 86 víctimas.

El alcalde de la ciudad, Christian Estrosi, informó que el autor de los hechos no dejaba de gritar Alá Akbar («Alá es grande») cuando fue reducido.

Estrosi señaló que uno de los fallecidos es el sacristán de la iglesia, un templo neogótico situado en pleno centro de la ciudad.

La otra víctima mortal es una mujer que habría sido decapitada, señaló el alcalde a un canal de televisión. El tercer fallecido, que logró escapar y refugiarse en un bar cercano tras haber sido gravemente herido, falleció más tarde.

La Fiscalía Antiterrorista abrió una investigación por «asesinato con fines terroristas», entre otros cargos.

Tras el ataque, Francia elevó a «urgencia atentado» el nivel de alerta de seguridad en todo el país.

Este nivel corresponde a un estado de vigilancia y de protección máximo. El primer ministro francés, Jean Castex, condenó «un atentado tan cobarde como salvaje que pone de luto a todo el país».
 

«Islamofascismo»

El alcalde atribuyó el atentado al «islamofascismo» y aseguró que ha hablado con el presidente, Emmanuel Macron, que tiene previsto viajar hasta allí en las próximas horas.

Estrosi dijo que Francia debe actuar para «eliminar el islamofascismo» y pidió que todas las iglesias de la ciudad sean puestas bajo vigilancia policial o cerradas. «Ya es suficiente», añadió.

La Conferencia de Obispos de Francia describió como «incalificable» el ataque y dijo que «los cristianos no deben convertirse en un símbolo a destruir». 

«Sólo puedo condenar enérgicamente la cobardía de este acto contra personas inocentes», dijo Abdallah Zekri, delegado general del Consejo Francés de la Fe Musulmana, a la AFP en una declaración transmitida después del ataque.

Célula de crisis

El ministro del Interior, Gérarld Darmanin, abrió una célula de crisis a la que se incorporó el primer ministro, Jean Castex, que abandonó su presentación en la Asamblea Nacional de las medidas de confinamiento para afrontar la pandemia de la covid-19.

Tras guardar un minuto de silencio en la cámara de diputados, el jefe del Gobierno aseguró que no podía seguir con su discurso en estos momentos de gravedad y apeló a la «unidad» y la «cohesión» de la nación.

El atentado se produce dos semanas después de que Samuel Paty, profesor de una escuela secundaria de Conflans-Sainte-Honorine, a las afueras de París, fuera decapitado tras mostrar en sus clases caricaturas de Mahoma. 

Otro ataque en Aviñón

También la mañana de este jueves 29-O, un hombre que amenazaba con un arma en la calle a los transeúntes en Aviñón, en el sureste del país, fue abatido por la policía.

Algunos medios indicaron inicialmente que el hombre gritó «Alá es grande», pero no había aún confirmación oficial de ese extremo ni del carácter terrorista de lo ocurrido.

Fuentes policiales indicaron que el hombre, que llevaba una pistola, ha muerto y no hay heridos.

Antecedentes

Niza fue blanco el 14 de julio de 2016 de un ataque que dejó 86 muertos en el que un hombre arremetió deliberadamente un camión hacia una multitud que estaba celebrando el Día de la Bastilla, la Fiesta Nacional francesa.

Francia es azotada por atentados terroristas de alto impacto desde 2015, cuando un ataque yihadista el 7 de enero contra el semanario satírico Charlie Hebdo dejó 12 muertos. El 13 noviembre del mismo año un comando yihadista perpetró ataques coordinados en París que dejaron 130 muertos.

Actualmente tiene lugar el juicio en París el juicio por el sangriento atentado contra Charlie Hebdo, en el que murieron algunos de los caricaturistas más célebres de Francia.

Coincidiendo con la apertura del juicio, el semanario volvió a publicar las caricaturas de Mahoma que le habían convertido en blanco de los yihadistas, lo que le valió condenas en el mundo musulmán.