Inicio Economía Ayuda por desempleo en EEUU cae a nivel más bajo en 52...

Ayuda por desempleo en EEUU cae a nivel más bajo en 52 años

123

La Administración Biden recibió un balón de oxígeno este miércoles como anticipo de la gran celebración del día de Acción de Gracias. La economía estadounidense mostró claros signos de aceleración, a pesar de la inflación, de los problemas en la cadena de suministros o de la llamada Gran Renuncia de los trabajadores, que hace que haya muchos empleos vacantes. Sin embargo, el dato de las peticiones del subsidio de desempleo se quedó en tan solo 199.000 durante la pasada semana, el nivel más bajo en 52 años.

A su vez, el gasto en los hogares creció un 1,3% este octubre en comparación con el mes anterior, mientras que los ingresos de los asalariados aumentaron un 0,5%.

El número de solicitudes de paro no se veía desde el 15 de noviembre de 1969, cuando se totalizaron 197.000 peticiones. La cifra registrada esta semana fue muy inferior a la previsión de 270.000 que auguró Dow Jones.

El Departamento Laboral no indicó ningún factor especial que hay propiciado esta impactante caída. En todo caso ofrece una señal importante sobre un mercado laboral que está superando numerosos obstáculos desde que se decretó el cierre de la actividad en marzo de 2020 para combatir la propagación de la pandemia.

En aquellas semanas se llegó al pico de más de seis millones de solicitudes del subsidio de desempleo. Y el pasado enero, en plena reavivamiento de la covid por la variante delta, esta cifra aún trepó a 900.000.

En un momento de acecho, el presidente Joe Biden no desaprovechó la ocasión de sacar pecho. “El pasado año había 21 millones de subsidios de paro antes de Thanksgiving. Hoy hay 2,4 millones. Esta es una recuperación histórica de puestos de trabajo. Hemos creado 5,6 millones de ocupaciones desde que asumí la presidencia y el paro ha bajado al 4,6%, dos años antes de lo que se pronosticó como posible”, remarcó en un comunicado.

“Más estadounidenses están volviendo a trabajar y más estadounidenses disponen de más dinero en sus bolsillos, gracias al plan de rescate y a la campaña de vacunación”, insistió. Y reiteró que “la economía de Estados Unidos creció al ritmo más rápido en tres trimestres de este año que en 40 años”. Biden añadió que “estos datos refuerzan el progreso económico que estamos logrando y el que vendrá próximamente”.

Pero si de algo se habla sin parar estas últimas semanas es de la inflación, que incluso ha llevado a recurrir a las reservas petrolíferas para forzar una caída del combustible, auténtico termómetro del bienestar. De ahí que el dato del consumo fuera tan valorado. “El consumo sigue siendo la gran fuerza de la economía”, señaló Derrick Fung, director ejecutivo de Cardify.ai, empresa de investigación de mercado. “Prevemos un periodo de vacaciones muy potente en este terreno”, indicó en una nota a sus clientes. 

El gasto se incrementó sobre todo en bienes, tanto caros como de facturas pequeñas, a su vez que el nivel de los servicios se mantuvo a un nivel bajo. Está todavía a un nivel inferior al de febrero del 2020, que marca la barrera entre la normalidad y el periodo que se abrió con los contagios del coronavirus.