Inicio Locales DeSantis no permitirá que gobiernos locales tomen medidas separadas para controlar el...

DeSantis no permitirá que gobiernos locales tomen medidas separadas para controlar el COVID-19

49

Enfático, preciso y claro: El gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo que no permitirá que funcionarios de gobiernos locales impongan sus propias medidas para intentar detener el brote del coronavirus.

Para DeSantis, los cierres junto a las multas por violar las restricciones que tienen que ver con el uso de las mascarillas “no son efectivas”.

“No permitiremos categóricamente que ningún gobierno local encierre a la gente. No permitiremos que ningún gobierno local eche a nadie de su trabajo”, dijo DeSantis en medio de una rueda de prensa que realizó en la Iglesia Bautista Olive en Pensacola, Florida, que dejó claro de lo que no permitirá:

“No permitiremos que ningún gobierno local imponga multas a los floridanos. No permitiremos que ningún gobierno local cierre escuelas. Y no vamos a permitir que ningún gobierno local haga esas cosas “, agregó.

Estas palabras de DeSantis las dijo cuando Florida sigue experimentando un aumento significativo de casos por COVID-19, ayer el estado rompió su récord diario con la confirmación de 17.783 nuevos contagios.

DeSantis el otoño pasado llevó al estado a la fase final de reapertura, luego de cierres generalizados de primavera.

“Los gobiernos locales no deberían prohibir a los floridanos trabajar u operar un negocio”, declaró el gobernador en una orden ejecutiva del 25 de septiembre.

La orden, que se extendió en noviembre, suspendió el cobro de sanciones y multas por violaciones de cosas como las ordenanzas locales sobre mascarillas, aunque no llegó a una prohibición total de las ordenanzas.

“Tenemos que confiar en la gente”, dijo DeSantis el miércoles. “Dales la información para, ya sabes, pídeles que utilicen el sentido común”.

Con el tema de la vacunación también se mostró preocupado ya que la demanda superó la oferta en el estado y precisó que hará todo lo posible por empezar a vacunar a millones de personas mayores, que son calificadas como de alto riesgo.