Inicio Deportes Dramática derrota para Djokovic en el US Open: El llanto y la...

Dramática derrota para Djokovic en el US Open: El llanto y la emoción antes de jugar el último game

18

El ruso Daniil Medvedev se quedó ayer con el título del US Open al vencer en la final a Novak Djokovic por un triple 6-4, impidiéndole al serbio alcanzar el Grand Slam calendario (gloria alcanzada por última vez en el circuito masculino por Rod Laver), y privándolo, además, de sumar su 21° major, lo que lo hubiese permitido superar la línea de Rafael Nadal y Roger Federer.

El partido, disputado ante una constelación de celebridades en las tribunas del estadio neoyorquino, tuvo diversos momentos emotivos. Pero hubo uno de ellos, especialmente, que llamó la atención y erizó la piel de los fanáticos. En el último descanso del match, antes de que el moscovita sacara 5-4 en el tercer set, Djokovic se quebró e intentó ocultar las lágrimas debajo de la toalla. La reacción estuvo relacionada, sin dudas, con la gran obsesión esquiva. Es más, Nole (que recibió el apoyo del público como nunca antes) fue a recibir llorando el saque de Medvedev.

Se lo vio impotente a Djokovic durante el match. A los 34 años, nunca pudo encontrar su mejor versión ante Medvedev, pese al apoyo multitudinario que recibió del público que se instaló en el estadio Arthur Ashe.

“Me gustaría decir que aunque no he ganado el partido, mi corazón está lleno de alegría y soy el hombre más feliz del mundo porque ustedes me han hecho sentir especial en la cancha”, dijo tras el partido Djokovic, emocionado entre lágrimas, tras su derrota en tres sets ante Medvedev.

“Nunca me he sentido así en Nueva York. Me han emocionado y les veré pronto”, dijo el serbio en declaraciones que fueron reproducidas por la agencia AFP antes de levantar la bandeja del subcampeón con una sonrisa.

El número uno se llevó la mano al corazón y saludó al público de Flushing Meadows para agradecerle el apoyo que le brindó durante toda la final.

Djokovic disputaba el partido más importante de su carrera y uno de los de mayor trascendencia de la historia del tenis. Por ello no llamó la atención que Djokovic, quizás como nunca antes, se mostrara tan afectado emocionalmente hablando.