Inicio Nacionales EE UU conmemora 19 años de los ataques terroristas del 9/11

EE UU conmemora 19 años de los ataques terroristas del 9/11

111

El 11 de septiembre de 2001 Estados Unidos y el mundo se detuvieron. Diecinueve hombres secuestraron cuatro aviones comerciales estadounidenses cargados de combustible que se dirigían a varios destinos de la costa oeste. Ese día, EE UU sufrió el mayor ataque terrorista de su historia cometido por el grupo islamista Al Qaeda.

En total 2.977 personas murieron en los ataques terroristas en la ciudad de Nueva York, Washington y a las afueras de Shanksville, Pensilvania.

Dos aviones secuestrados impactaron en las Torres Gemelas de Nueva York y otro contra el Pentágono, mientras que la cuarta aeronave se estrelló en Pensilvania.

Las víctimas del 11-S

En el World Trade Center (WTC) en el bajo Manhattan, 2.753 personas murieron cuando los vuelos secuestrados, el 11 de American Airlines y el 175 de United Airlines, fueron estrellaron intencionalmente en las torres norte y sur, o murieron como resultado de los atentados.

De los que perecieron durante los ataques iniciales y los colapsos posteriores de las torres, 343 eran bomberos de Nueva York, 23 eran policías de la ciudad y 37 eran agentes de la Autoridad Portuaria.

Las víctimas tenían edades comprendidas entre dos y 85 años. Aproximadamente el 75-80% de las víctimas eran hombres.

En el Pentágono, en Washington, 184 personas murieron cuando el vuelo 77 de American Airlines, que había sido secuestrado, se estrelló contra el edificio.

Cerca de Shanksville, Pensilvania, 40 pasajeros y miembros de la tripulación a bordo del vuelo 93 de United Airlines murieron cuando el avión se estrelló contra un campo. Se cree que los secuestradores estrellaron el avión en ese lugar, en lugar de su objetivo desconocido, después de que los pasajeros y la tripulación intentaron retomar el control de la cubierta de vuelo.

A julio de 2019, 1.644 (60%) de los 2.753 restos de víctimas del WTC han sido identificados, según la oficina del médico forense.

Sinónimo de heroísmo

Diecinueve años después, el 11 de septiembre sigue siendo sinónimo del heroísmo de los neoyorquinos frente a la adversidad. Las autoridades aseguran que fue debido a esta resiliencia que la ciudad logró hace más de un mes controlar el coronavirus que mató en ella a 23.000 personas y reducir la tasa de infección a menos de 1%.

Pero todos subrayan -el gobernador Andrew Cuomo incluido- que esta legendaria resiliencia se ve sometida ahora a una prueba de fuego debido a los «efectos secundarios» de la pandemia, económicos y sociales.

Gale Brewer, presidenta del distrito de Manhattan, reconoce que la isla que simboliza el atractivo de Nueva York enfrenta ahora una multitud de problemas.

Algunos de ellos derivan directamente del coronavirus: la casi totalidad de los bancos, empresas de seguros y otras compañías “de cuello blanco” mantienen aún el teletrabajo para sus empleados, y esto ha vaciado los barrios financieros y comerciales, y llevado al cierre de miles de restaurantes que alimentaban a estas personas al mediodía.

“Me gustaría regresar” a trabajar en Nueva York “pero lo seguiré haciendo desde casa (…) Mi empresa ha extendido el teletrabajo hasta julio de 2021”, dijo Boris Tulchinskiy, ingeniero en sistemas de 26 años.

Los más de 60 millones de turistas que visitan anualmente Nueva York desaparecieron, pero los neoyorquinos también han huido: al menos 35.000 personas abandonaron Manhattan, en base a los pedidos de votación por correo registrados para las elecciones, señaló Brewer.

Aunque Nueva York da señales de despegue con la reapertura de los museos este mes y la posibilidad de comer dentro de los restaurantes a partir de fines de septiembre, la recuperación podría llevar tres años, estimó Brewer.

La crisis se ha tornado un tema espinoso con el gobierno de Donald Trump.

El Presidente estadounidense insiste en que el alza de la criminalidad en su ciudad natal se debe a la incompetencia y al laxismo de los demócratas que la gobiernan. El martes, acusó al alcalde y al gobernador de Nueva York de querer «destruir» la ciudad.

Las autoridades de la Gran Manzana denuncian por su lado la negativa del exmagnate inmobiliario y de los republicanos en el Congreso de conceder ayudas por miles de millones de dólares a Nueva York (y a otras ciudades demócratas), para que ésta pueda compensar sus enormes pérdidas fiscales.

“Trump intenta matar a Nueva York, es personal, es psicológico”, afirmó Cuomo.