Inicio Nacionales EEUU hará el mayor incremento de la historia a su programa alimentario

EEUU hará el mayor incremento de la historia a su programa alimentario

44

Estados Unidos tiene previsto imponer el mayor incremento de la historia de su programa de ayuda alimentaria tras revisar sus estándares de nutrición, una iniciativa que permitirá a las familias más pobres del país contar con mayor poder adquisitivo en los supermercados, pero que también aumentará sustancialmente los gastos del país. 

Según información adelantada por The New York Times, las nuevas normas, que se anunciarán oficialmente mañana lunes y que entrarán en vigor el próximo mes de octubre, significan que los beneficios medios aumentarán más de un 25% en comparación con los niveles prepandémicos. 

Se estima que 42 millones de personas reciben este tipo de ayudas, que están compuestas, principalmente, por cupones o vales para alimentos. 

La medida no requiere de una aprobación en las cámaras legislativas y, al contrario que las ayudas ofrecidas durante la pandemia, los cambios se impondrán a largo plazo. 

Durante al menos una década, los críticos de este programa de ayudas apuntaron que eran demasiado escasas como para proveer una dieta adecuada. 

Según cifras ofrecidas por el diario neoyorquino, más de tres cuartas partes de los hogares que reciben las ayudas las agotan en la primera mitad del mes. Los investigadores relacionaron esta falta de alimentos con diversos problemas, desde un mayor número de ingresos hospitalarios hasta una menor asistencia en los colegios o peores resultados escolares. 

Bajo las nuevas normas, el beneficio mensual medio por persona subiría 36 dólares desde los 121 dólares actuales. 

En una entrevista concedida la semana pasada, el secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, subrayó la importancia de estas ayudas alimentarias que reciben uno de cada ocho estadounidenses y que actualmente tienen un costo de 79 mil millones de dólares anuales, del cual dijo que “estabiliza” la democracia del país. 

“Tenemos una Constitución y una Declaración de Independencia, pero si tuviéramos a 42 millones de estadounidenses pasando hambre, mucha hambre, no estarían contentos y habría inestabilidad política”, aseguró Vilsack. 

El nuevo plan costará unos 20 mil millones de dólares más al año y supone el primer ajuste de costos de una dieta nutritiva que llevó a cabo el Departamento de Agricultura estadounidense desde 1962, al margen de los incrementos por inflación.