Inicio Mundo El papa Francisco está «en buenas condiciones» tras operación por problemas de...

El papa Francisco está «en buenas condiciones» tras operación por problemas de colon

55

El papa Francisco, de 84 años, «está en buenas condiciones generales, consciente y respira por si mismo», tras la operación a la que lo sometieron este domingo por un problema de colon, informó este lunes el Vaticano.

El pontífice permanece ingresado en el Policlínico Gemelli de Roma, donde se recupera de la operación «para una estenosis diverticular». Se trata de una dolencia del colon que afecta sobre todo a las personas de edad avanzada y que habían programado con antelación.

«Su Santidad el papa Francisco está en buenas condiciones generales, consciente y respira por sí mismo», aseguró el portavoz vaticano, Matteo Bruni, en un comunicado difundido por la Santa Sede al mediodía, en el primer boletín médico sobre el estado de salud del pontífice emitido este lunes.

Bruni explicó que «la cirugía realizada en la noche del 4 de julio comportó una hemicolectomía izquierda y tuvo una duración aproximada de 3 horas».

«Se espera una hospitalización de aproximadamente siete días, salvo complicaciones», añadió.

Tras horas de espera sobre el estado del pontífice, Bruni anunció que «reaccionó bien» y se le aplicó anestesia general, sin dar más detalles. Solo informó que la intervención la realizó por el doctor Sergio Alfieri, jefe del departamento de digestivo del Gemelli, acompañado por otros ocho médicos.

El papa ingresó hacia las 13:00 hora local del domingo, tras el rezo dominical del Angelus, cuando anunció a los fieles reunidos en la plaza de San Pedro del Vaticano su próximo viaje a Hungría y Eslovaquia, del 12 al 15 de septiembre.

Su ingreso se produjo de forma totalmente anónima y acompañado sólo por un conductor y por uno de sus más estrechos colaboradores. Debido a ello su presencia pasó inadvertida en el centro médico, según fuentes hospitalarias citadas por medios locales.

El anuncio causó sorpresa, ya que se desconocía que tuviesen que someter a Francisco a una operación que se programó para los primeros días de julio, el mes en el que el papa reduce sus actos al máximo para descansar y solo mantiene su presencia en el rezo dominical del Angelus.

Según expertos en el aparato digestivo, el objetivo de este tipo de cirugía es reducir los problemas causados por los divertículos, que son pequeñas hernias en la pared del colon con un amplio espectro de manifestaciones clínicas incluyendo hemorragia, inflamación (diverticulitis) o las complicaciones asociadas a la misma.