Inicio Nacionales El uso de mascarilla dejará de ser obligatorio en Texas y Mississippi

El uso de mascarilla dejará de ser obligatorio en Texas y Mississippi

67

Texas y Mississippi están levantando sus respectivos mandatos de usar mascarillas por el COVID-19, anunciaron el martes sus gobernadores, aunque los especialistas advirtieron que la pandemia está lejos de haber terminado.

El gobernador, Greg Abbott, anunció la medida el martes, con lo que Texas se convirtió en el mayor estado de EEUU en poner fin a una orden destinada a prevenir la propagación del coronavirus que ha matado a más de 42.000 tejanos.

El republicano se ha enfrentado a fuertes críticas de su partido por el mandato, que se impuso hace ocho meses, y por otras restricciones del COVID-19. Aunque sólo se aplicó ligeramente, incluso durante los peores brotes de la pandemia.

Texas también eliminará los límites del número de comensales que los negocios pueden atender en el interior, dijo Abbott, que hizo el anuncio en un restaurante de Lubbock. Dijo que las nuevas normas entrarán en vigor el 10 de marzo.

“Eliminar los mandatos estatales no acaba con la responsabilidad personal”, dijo Abbott, hablando desde un comedor abarrotado en el que muchos de los que le rodeaban no llevaban máscaras. “Es sólo que ahora los mandatos estatales ya no son necesarios”, dijo.

Por su parte, el también republicano Tate Reeves, de Mississippi, anunció el mismo día que se terminará la obligatoriedad de usar mascarillas, y que los negocios volverán a funcionar en toda su capacidad.

“Esta, que espero que sea mi última orden ejecutiva sobre este tema, levanta la obligatoriedad del uso de máscaras faciales y habilita que los comercios funcionen en toda su capacidad”, dijo en una rueda de prensa.

Las decisiones se producen en un momento en que los gobernadores de todo Estados Unidos han ido suavizando las restricciones sobre el coronavirus, a pesar de las advertencias de los expertos en salud de que la pandemia está lejos de haber terminado. Estos estados han visto descender el número de casos y muertes. Las hospitalizaciones se encuentran en los niveles más bajos desde octubre, y la media de siete días de pruebas positivas ha descendido a unos 7.600 casos, frente a los más de 10.000 de mediados de febrero.

“El hecho de que las cosas vayan en la dirección correcta no significa que hayamos conseguido erradicar el riesgo”, dijo la Dra. Lauren Ancel Meyers, profesora de biología integrativa y directora del Consorcio de Modelado de COVID-19 de la Universidad de Texas.

Dijo que la reciente y mortal helada invernal en Texas, que dejó a millones de personas sin electricidad -obligando a las familias a refugiarse estrechamente con otras que aún tenían calefacción-, podría amplificar la transmisión del virus en las próximas semanas, aunque aún es demasiado pronto para saberlo. Las mascarillas, dijo, son una de las estrategias más eficaces para frenar la propagación.

Abbott impuso la obligación de utilizar mascarillas en todo el estado en julio, durante la mortífera oleada de verano. Sin embargo, la aplicación fue irregular y algunos sheriffs se negaron a aplicar las restricciones. Y a medida que la pandemia se prolongaba, Abbott descartó volver a las duras normas del COVID-19, argumentando que los encierros no funcionan.

Desde el punto de vista político, las restricciones aumentaron las tensiones entre Abbott y su propio partido, y el jefe del Partido Republicano de Texas llegó a encabezar una protesta ante la mansión del gobernador. Mientras tanto, los alcaldes de las ciudades más grandes de Texas argumentaron que Abbott no estaba haciendo lo suficiente.

La mayor parte del país ha vivido bajo mandatos de máscaras durante la pandemia, con al menos 37 estados que exigen cubrirse la cara en algún grado. Pero esas órdenes se están quedando cada vez más en el camino: Dakota del Norte, Montana y Iowa también han levantado las órdenes de mascarilla en las últimas semanas.

Antes de la derogación en Texas, los legisladores demócratas instaron a Abbott a reconsiderar su decisión.

“Texas experimentará más casos, más hospitalizaciones y más muertes”, dijo el lunes en una carta a Abbott el representante estatal Richard Peña Raymond, demócrata de la ciudad fronteriza de Laredo.

Laredo, cuya población es predominantemente latina, ha soportado algunos de los peores brotes de la pandemia, quedándose sin camas en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales tan recientemente como en enero. El centro de comercio internacional ha sido una de las ciudades más agresivas de Texas en su intento de frenar la propagación del virus, tomando medidas que han incluido toques de queda.

“Elegidos por el pueblo, su obligación más fundamental es su salud y seguridad. Por favor, no abandonen su deber”, dijo Raymond.