Inicio Nacionales Estados Unidos aprueba un nuevo festivo nacional para conmemorar el fin de...

Estados Unidos aprueba un nuevo festivo nacional para conmemorar el fin de la esclavitud

68

Joe Biden ha firmado este jueves una ley que consagra el 19 de junio como una festividad nacional para conmemorar la abolición de la esclavitud en Estados Unidos. El nuevo feriado se considera un hito en el reconocimiento de la brutal historia de discriminación que han sufrido los afroamericanos que, desde la muerte de George Floyd e impulsado por el movimiento antirracista, ha sido un tema protagónico en el debate nacional. El Senado aprobó la normativa por unanimidad y en la Cámara de Representantes contó con 415 votos a favor y 15 en contra -todos republicanos-. Esta es la duodécima fiesta nacional en el calendario estadounidense. La última añadida fue el Día de Martin Luther King Jr., en 1983.

El Juneteenth —que en inglés mezcla la palabra junio con 19— es una de las fiestas más antiguas en Estados Unidos. Es la fecha en que los últimos esclavos afroamericanos de Galveston (Texas) se enteraron de que eran libres en 1865, dos años después de la Proclamación de Emancipación firmada por el presidente Abraham Lincoln. Es “un día de profundo peso y profundo poder” sostuvo Biden, en el que EE UU recuerda “el terrible precio que la esclavitud cobró en el país y sigue cobrando”. Como en otras ocasiones, el presidente estadounidense afirmó que “las grandes naciones no ignoran su pasado, lo reconocen para poder sanar”.

Aunque hasta ahora no se reconocía como feriado nacional, la comunidad negra suele reunirse ese día en las iglesias para recordar a sus antepasados, rezar por ellos, y luego beber zumo de fresa, que simboliza la sangre derramada. Entre los presentes en la ceremonia para firmar el proyecto de ley en la Casa Blanca, encabezada por Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, estuvo presente Opal Lee, activista afroamericana de 94 años, que lideró el impulso para que el 19 de junio fuese una fiesta nacional. Lee recibió una ovación de pie por parte de los presentes. “Estamos reunidos aquí en una casa construida por personas esclavizadas”, aseguró Harris.

La idea de hacer de esta fecha un festivo federal había estado atascada durante años en el Congreso. Este martes, el senador republicano Ron Johnson, quien había sido el único impedimento para aprobar el proyecto de ley, retiró su objeción. Con la vía libre, los demócratas presentaron ante el Senado la medida mediante el consentimiento unánime, que permite que los proyectos de ley se aprueben sin debate ni votación nominal. Una vez aprobada, pasó a la Cámara de Representantes donde 14 republicanos votaron en contra, varios de ellos representantes de Estados que eran parte de la Confederación esclavista en el siglo XIX.

La congresista demócrata por Texas, Sheila Jackson, afirmó esta semana que presentó la legsilación “para conmemorar el fin de la esclavitud, el pecado original de Estados Unidos, y para llevar a cabo la celebración, aplastando la división racial hasta un punto de unidad”. El republicano Matt Rosendale, uno de los que votaron en contra de la ley, aseguró en un comunicado que el proyecto era un esfuerzo de la “extrema izquierda” para “hacer que los estadounidenses se sientan mal y convencerlos de que nuestro país es malvado” y “consagrar la historia racial de este país como el aspecto principal de nuestra historia nacional”.

Las protestas raciales del año pasado, las más multitudinarias en medio siglo, le dieron un nuevo impulso a la cruzada por convertir el 19 de junio en un día de conmemoración nacional. La mayoría de los Estados ya lo reconocían como tal, pero solo a nivel territorial. Texas fue el primero en decretarlo fiesta en 1980. Y es que fue ahí donde, el 19 de junio de 1865, dos meses después del final de la guerra civil, el general Gordon Granger llegó con 2.000 soldados del Ejército de la Unión a la isla de Galveston y pronunció la proclamación: “La gente de Texas está informada”, dijo, “de que los esclavos son libres”. 156 años después, Estados Unidos declara ese día como festivo federal.