Inicio Locales Falta de oxígeno para tratar el covid-19 obliga a Orlando a reducir...

Falta de oxígeno para tratar el covid-19 obliga a Orlando a reducir el consumo de agua

49

La ciudad de Orlando solicitó este viernes reducir “inmediatamente” el consumo del agua debido a que el oxígeno líquido que se requiere para su tratamiento se está usando para atender pacientes con COVID-19 ante la explosión de hospitalizaciones en Florida y la escasez nacional del producto.

El alcalde Buddy Dyer explicó el viernes que hay una “gran demanda nacional” de oxígeno líquido y pidió a la comunidad y a las empresas abstenerse de regar el césped y lavar sus vehículos durante al menos una semana.

”Es otro resultado lo que sucede cuando los residentes no se vacunan y se enferman gravemente y necesitan tratamiento y apoyo médico urgente”, se lamentó Dyer durante una rueda de prensa.

La Comisión de Servicios Públicos de Orlando (OUC, en inglés) precisó que el oxígeno líquido con el que se trata el agua de la ciudad se está desviado a los hospitales.

Las autoridades locales señalaron que de los 10 camiones de suministro semanal de oxígeno líquido para el tratamiento del agua potable se está reduciendo a siete o cinco debido al creciente número de hospitalizaciones, que hoy superan las 17.000 en Florida.

La OUC subrayó que es crítico reducir el riego del césped y jardines, ya que representa el 40% del uso de agua en el centro de Florida, sede de los parques temáticos de Universal y Disney.

La Alcaldía agregó que si no se reduce el consumo del agua se verán obligados a emitir un aviso para hervir el líquido antes de consumir.

Según cifras de agencias federales, al día de hoy hay hospitalizadas 17.198 personas en 258 hospitales del estado, y solo existe un 6,9% de disponibilidad de camas en la unidad de cuidados intensivos.

Por segunda semana consecutiva el Departamento de Salud de Florida informó de más de 150.000 nuevos casos de coronavirus. Según los nuevos datos, se presentaron 150.118 nuevos casos durante la semana pasada, inferiores a los 151.468 de la anterior.

Mientras tanto, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se dijo dispuesto a tomar medidas contra gobernadores que se oponen a obligar a usar mascarillas en las escuelas para frenar los crecientes contagios de COVID-19, entre ellos el de Florida, Ron Desantis.

“Algunos políticos tratan de convertir medidas de salud pública, como la de que los niños se pongan mascarillas en las escuelas, en disputas políticas para su propio beneficio”, dijo Biden en un discurso en la Casa Blanca.

Cuando el año escolar está a punto de comenzar, autoridades sanitarias recomendaron que todos los alumnos usen mascarilla en las aulas, incluidos los que se vacunaron.

Tanto en Florida como en Texas, las autoridades republicanas prohibieron a las escuelas de sus estados imponer esa obligación a los alumnos y dicen defender el “derecho” de los padres de decidir lo que quieren para sus hijos.

DeSantis amenazó cortar los fondos de las escuelas rebeldes o incluso dejar de pagar el salario a los responsables de las escuelas implicados en esas decisiones.