Inicio Nacionales Joe Biden pidió al Congreso prohibir uso de armas de asalto en...

Joe Biden pidió al Congreso prohibir uso de armas de asalto en EEUU luego de los acontecimientos en Colorado

176

El presidente Joe Biden urgió este 23 de marzo por la prohibición de los rifles de asalto y pidió al Congreso adoptar medidas más estrictas sobre el control de las armas tras el tiroteo en un supermercado de Colorado que dejó diez personas muertas, la segunda masacre en el país en una semana. El ataque, que habría sido cometido por un joven de 21 años con un rifle de asalto, se produjo justo 10 días después de que un juez bloqueara la prohibición de ese tipo de fusiles en la ciudad de Boulder. 

Una nueva masacre pone sobre la mesa la regulación de armas en Estados Unidos, una tensión de larga data entre demócratas y republicanos que no han logrado un acuerdo a pesar de la dimensión del problema.

El presidente Joe Biden abogó este martes por la prohibición de los rifles de asalto en su país, el tipo de arma que utilizó un día antes el sospechoso que abrió fuego de forma indiscriminada en un supermercado de Boulder, Colorado. El presunto atacante de 21 años, identificado como Ahmad Al Aliwi Alissa, dejó diez personas muertas, incluido un oficial de policía.

«No necesito esperar un minuto más y mucho menos una hora más para tomar medidas de sentido común que salvarán vidas en el futuro (…) Podemos prohibir las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad en este país», afirmó el mandatario durante una intervención desde la Casa Blanca.

Biden, que con solo dos meses en el cargo queda bajo una mayor presión para cumplir sus promesas de campaña sobre legislación de armas, pidió al Congreso dejar a un lado las posturas partidistas y tomar acciones urgentes para evitar nuevas masacres. «Esto no es ni debería ser un tema partidista. Es un problema estadounidense que salvará vidas, vidas estadounidenses. Debemos actuar», enfatizó.

Durante años, los demócratas han abogado por una regularización de la Segunda Enmienda de la Constitución, que permite la libre tenencia de armas; mientras que los republicanos defienden el derecho de los civiles a portarlas. Pero mientras la pugna se mantiene, miembros del Partido Republicano siguen recibiendo grandes donaciones de dinero por parte de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), por sus siglas en inglés, que ha hecho un gigantesco lobby para evitar un cambio en la legislación.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que este cuerpo legislativo, de mayoría progresista, respalda las voces de las víctimas de la violencia armada que denuncian que “ya es suficiente”, después de tantas masacres en suelo estadounidense.

«Hay demasiadas familias en demasiados lugares que se ven forzadas a soportar este indescifrable dolor y angustia (…) Es necesario actuar ahora para prevenir que esta lacra siga lastrando a nuestras comunidades», dijo Pelosi en un comunicado al tiempo que citó la aprobación de dos proyectos de ley, en la Cámara Baja, sobre verificación de antecedentes penales para adquirir armas. Sin embargo, ahora están pendientes de aprobación en el Senado.

Durante los ocho años de mandato del expresidente Barack Obama y los cuatro años en el Ejecutivo de Donald Trump, la Cámara Alta fue de mayoría republicana y ejerció una fuerte oposición para aprobar medidas al respecto.

Actualmente, el Senado se encuentra en un empate, de 50 demócratas y 50 republicanos y la vicepresidenta Kamala Harris cuenta con el voto de desempate. No obstante, aún es difícil avanzar en esta materia.

El tiroteo en Colorado ocurrió luego de que un juez bloqueara una norma que prohibía los rifles de asalto

Con el paso de las horas las autoridades revelan nuevos detalles sobre el reciente tiroteo que enluta a Estados Unidos.

La ciudad de Boulder, donde ocurrieron los hechos, impuso una prohibición sobre los fusiles de asalto después de la masacre de Parkland, Florida en 2018.

Sin embargo, la semana pasada, un juez bloqueó este veto, una decisión que fue ampliamente celebrada por la Asociación Nacional del Rifle.

Además, las investigaciones muestran que el presunto tirador compró el fusil seis días antes del ataque.

Poco después del asalto en Colorado, el poderoso grupo de cabildeo a favor de las armas publicó en su cuenta de Twitter una copia de la Segunda Enmienda, con la que ratificó su postura, pese a las nuevas matanzas.

Este es el segundo tiroteo en el país en una semana, después de que el 16 de marzo otro hombre de 21 años disparara contra varios negocios de masajes en Atlanta, un hecho con presuntos tintes racistas contra la comunidad asiática, que dejó ocho personas muertas.

Además, el ataque en Boulder se convierte en la séptima matanza masiva en Estados Unidos en lo que ha corrido de este año, según una base de datos compilada por la Universidad Northeastern, la agencia AP y el medio local USA Today.

Se desconocen las motivaciones del tiroteo en Colorado

«¿Por qué ha ocurrido esto? Todavía no tenemos la respuesta. La investigación está todavía en su primera etapa», dijo el fiscal del distrito de Colorado, Michael Dougherty.

Las 10 víctimas, cuyos nombres fueron revelados en una conferencia de prensa el martes 23 de marzo por la mañana, tienen entre 20 y 65 años. Entre los asesinados hay un veterano de guerra de 51 años.

Se espera que Alissa sea traslado a la cárcel del condado en cuanto sea dado de alta por sus heridas, tras ello se enfrentaría a 10 cargos por asesinato.

El tiroteo sucedió sobre las 2:30 p.m. hora local, en un almacén de la cadena King Soopers. Boulder es una población tranquila de unos 100.000 habitantes al norte de Denver y este hecho ha conmocionado al estado y al país por completo.

Varias imágenes se difundieron en redes sociales en las que aparecía cómo el sospechoso disparaba a la gente. En ellas también se observó a varios de los fallecidos durante el ataque.

Un funcionario policial informado sobre el tiroteo dijo a la agencia de noticias The Associated Press que el atacante usó un rifle AR-15, un rifle semiautomático ligero. Las autoridades están ahora intentando registrar el origen del arma.