Inicio Mundo Kim Jong-un ordenó trasladar un misil balístico intercontinental para mostrar su poderío...

Kim Jong-un ordenó trasladar un misil balístico intercontinental para mostrar su poderío en un desfile militar

105

En medio de los preparativos para una de las celebraciones más importantes de Corea del Norte, la inteligencia de Corea del Sur y EEUU detectó el traslado de un misil balístico intercontinental, posible figura estelar del desfile que se celebrará la próxima semana en Pyongyang.

Según declaró un funcionario surcoreano, las agencias captaron los movimientos del cohete junto a cuatro lanzadores móviles en una planta automotriz ubicada a pocos kilómetros de la capital.

“El misil es más grande que el que dispararon en 2017 y creemos que lo mostrarán en un desfile militar el 10 de octubre”, dijo el funcionario.

A fines de septiembre, Kim Jong-un participó en una reunión de la cúpula del Partido de los Trabajadores en la que discutieron medidas organizativas para el próximo desfile.

El régimen comunista celebrará la próxima semana uno de los hitos más importantes de los últimos años: el 75 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores de Corea (PTC) por el abuelo de Kim Jong-un, Kim Il-sung, patriarca de la dictadura comunista. El régimen, además, suele utilizar los aniversarios militares para demostraciones de su poder bélico a modo de disuasión frente a sus rivales internacionales.

Además, a mediados de septiembre, la compañía de imágenes satelitales Maxar mostró a miles de personas reunidas en formación cerca de la Plaza Kim Il-sung de Pyongyang y ensayando para un posbiel desfile militar. Corea del Norte insiste en que no ha tenido ningún caso de coronavirus, una afirmación ampliamente discutida por muchos expertos extranjeros, aunque mantiene medidas de control, lo que deja dudas sobre si permitirá reuniones masivas para el evento.

Recientemente se ha especulado con la posibilidad de que Pyongyang haya logrado desarrollar un misil balístico intercontinental de mayor capacidad. Corea del Norte disparó su primer cohete de este tipo, el Hwasong-15, en 2017. No obstante, analistas indican que el régimen no podría haber logrado un avance sustancial sin ayuda externa.

El funcionario también indicó que Kim Jong-un podría mostrar un misil lanzado desde un submarino, así como un submarino mejorado.

En las últimas semanas se ha detectado intensa actividad en el astillero Sinpo, en la costa este del país.

En los últimos años, Corea del Norte ha estado presionando mucho para adquirir la capacidad de lanzar misiles desde submarinos, en lo que los expertos dicen que es un acontecimiento preocupante porque esas armas son difíciles de detectar antes de su lanzamiento. Una prueba de un misil lanzado bajo el agua por Corea del Norte en octubre pasado fue la primera de este tipo en tres años, y la prueba de armas más provocativa desde que Corea del Norte entró en negociaciones nucleares con los EEUU en 2018.

Las conversaciones nucleares han avanzado poco desde que la segunda cumbre entre el líder norcoreano y el presidente de Estados Unidos Donald Trump en Vietnam a principios de 2019 se derrumbó debido a las disputas sobre las sanciones encabezadas por Estados Unidos contra Corea del Norte.

Jung Changwook, jefe del Foro de Estudio de la Defensa de Corea en Seúl, dijo en septiembre que Corea del Norte podría realizar una prueba de misiles balísticos lanzados desde un submarino, o SLBM, para mejorar su capacidad de ataque nuclear y presionar a Washington después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos a principios de noviembre.

Se ha especulado que Corea del Norte podría probar tal misil antes del aniversario de la fundación de su gobernante Partido de los Trabajadores el 10 de octubre. Jung dijo que eso es posible, pero destacó que Corea del Norte está apuntando más a presionar a EEUU en lugar de celebrar su aniversario de estado.

Algunos expertos dicen que es poco probable que Corea del Norte realice pronto algún ensayo importante de armas porque está lidiando con múltiples crisis, incluyendo daños por tifones, la pandemia del coronavirus que llevó al cierre de su frontera con China – su mayor socio comercial – y duras sanciones dirigidas por Estados Unidos.