Inicio Nacionales Los funcionarios de salud advierten que la nueva variante del COVID-19 pueden...

Los funcionarios de salud advierten que la nueva variante del COVID-19 pueden generar picos de contagios en EE.UU.

42

Los funcionarios federales de salud de EEUU advirtieron que la variante más contagiosa del coronavirus —que fue identificada por primera vez en el Reino Unido— podría convertirse en la fuente dominante de infección en el país en marzo y probablemente provocaría un gran aumento de casos y fallecimientos que afectarían aún más a los abrumados hospitales.

Este sombrío pronóstico de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) dejó en claro lo que se sospecha desde hace semanas: el país está en una carrera urgente para vacunar a tantos estadounidenses como sea posible antes de que la nueva variante se propague por todo el país.

Los funcionarios de salud pública enfatizaron que las medidas de protección ya implementadas deberían funcionar contra la nueva variante e instaron a los estadounidenses a redoblar el uso de mascarillas faciales, el mantenimiento de la distancia física fuera de sus hogares, el lavado de manos frecuente y la reducción de las interacciones sociales y las reuniones en interiores.

No hay datos que indiquen que la variante sea más mortal o que cause una enfermedad más grave. Pero la preocupante advertencia —basada solo en datos limitados sobre cuán prevalente se ha vuelto la variante— se hizo al final de una semana en que la naciente campaña de vacunación del país dio la impresión de estar desorganizada y ser decepcionantemente esquiva para la mayoría de los estadounidenses. Se vio entorpecida por la confusión sobre la elegibilidad de las personas, más allá de los trabajadores de salud de primera línea, y la falta de comunicación sobre los suministros cada vez más limitados a medida que crecía la demanda, además de los despliegues fallidos en los estados.

Las fotos de estadounidenses ancianos que permanecían horas de pie o sentados en largas filas, ansiosos por recibir su inyección mientras algunos eran rechazados, se convirtieron en imágenes emblemáticas que desmienten las promesas de protección para los más vulnerables.

Las proyecciones de los CDC también podrían resultar extremadamente preocupantes para los hospitales y asilos de ancianos, muchos de los cuales ya están operando a su capacidad plena o cerca de ella. Los centros médicos y las residencias para las personas de la tercera edad se han enfrentado a tasas crecientes de infección entre su personal, lo que ha generado escasez y un aumento de la cantidad de pacientes que, en ocasiones, ha puesto en peligro la atención sanitaria.

“Quiero enfatizar que estamos profundamente preocupados ante la posibilidad de que esta cepa sea más transmisible y pueda acelerar los brotes en Estados Unidos durante las próximas semanas”, dijo Jay Butler, subdirector de enfermedades infecciosas de los CDC. “Estamos advirtiendo acerca de la situación e instamos a la gente para que sean conscientes de que la pandemia no ha terminado y de ninguna manera es hora de tirar la toalla”.

“Sabemos qué es lo que funciona y sabemos qué es lo que hay hacer”, añadió. El estudio de la agencia pone de relieve la urgencia del plan anunciado por el presidente electo Joe Biden, quien propone gastar más de 400.000 millones de dólares para combatir la pandemia y acelerar la distribución de vacunas. Forma parte de su paquete económico de 1,9 billones de dólares, destinado a ofrecer ayuda financiera y alivio a los gobiernos locales que enfrentan déficits, así como a las personas y empresas que sufrieron pérdidas durante la crisis sanitaria que ya lleva casi un año.

“Cuantas más personas vacunemos y más rápido lo hagamos, más pronto podremos dejar esta pandemia atrás y reconstruir nuestra economía de una mejor manera para volver a nuestras vidas y a nuestros seres queridos”, dijo Biden el viernes cuando anunció el plan de vacunación de cinco puntos.

En privado, un funcionario de los CDC dijo que la perspectiva de la potencia de la nueva variante era “escalofriante” y subrayó la necesidad urgente de que las personas sigan las medidas de precaución. Un boletín publicado por la agencia, que usó imágenes de las señales de emergencia en las carreteras para advertir sobre el aumento de casos, los hospitales sobrecargados y nuevas variantes más contagiosas, transmitió la urgencia ante la situación. “Más propagación, más casos, más muertes”, advertía el documento.

Los casos y muertes por COVID han batido récords en todo el país, con un número máximo de muertes, 4.400, que se anunció el martes. El jueves se reportaron al menos 3.973 nuevos fallecimientos y 238.390 casos nuevos, en tanto que la nación se acerca a la marca de las 400.000 muertes.