Inicio Locales Los hospitales de Florida están otra vez saturados por el COVID-19

Los hospitales de Florida están otra vez saturados por el COVID-19

67

Florida alcanzó este lunes 13.977 ingresos hospitalarios por el COVID-19, con lo que volvió a romper su máximo registrado ante la expansión de la variante delta y en momentos en que las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) vuelven a estar en alto riesgo en esta nueva ola de la pandemia, con el 88,85% de ocupación de camas.

El total de hospitalizaciones por el coronavirus representa hoy el 24,74%, con una ocupación general de camas del 82.74%, según cifras reportadas hoy por 257 centros médicos del estado al Departamento de Salud y de Servicios Humanos (HHS).

El pasado fin de semana se batieron todos los récords de contagios, con 28.316 casos nuevos el sábado y 28.317 el domingo. Son las cifras más altas desde el 1 de marzo de 2020. El récord anterior había sido batido el viernes, con 23.903 casos nuevos, lo que significa que han subido un 18,5%.

Mientras tanto, la campaña de vacunación se ha estancado por la negativa de los escépticos a ser inmunizados: la pauta completa ha sido aplicada al 49% de la población, mientras que casi el 60% había recibido al menos una inyección, según estadísticas de USA Facts. El estado figura 22° en el ranking del país, según la misma fuente.

Esta situación de incidencia acumulada está generando una alarmante presión hospitalaria que alcanza el 88,85% de ocupación de camas en las Unidades de Cuidados Intensivos, es decir, 2.836 pacientes (44,76 %) de COVID-19 ingresados en la ICU.

La comisionada de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida, Nikki Fried, decidió recientemente ofrecer sesiones informativas diarias sobre la incidencia de la pandemia, dado que el gobernador del estado, Ron DeSantis, y el Departamento de Salud solo informan semanalmente, los viernes, desde el pasado 4 de junio.

Debido a esta escalada de casos, las salas de urgencia de los hospitales, como en el condado de Brevard (costa este de Florida), están inundadas de pacientes con síntomas de COVID-19, lo que ha obligado a las autoridades sanitarias a pedir a los residentes que consideren otras opciones antes de requerir el servicio de ambulancias, si no es en caso de estricta emergencia.

El director de emergencias del citado condado, John Scott, indicó en un comunicado que los tres sistemas hospitalarios hacen frente a un fuerte aumento de pacientes, lo que ha conducido a la suspensión de operaciones y la conversión de zonas hospitalarias en espacios para atender a los pacientes de covid-19, recogió el canal WKMG TV.

Ante el avance de casos, la preocupación aumenta en torno a las escuelas, por el retorno de clases mientras los menores de edad todavía no están vacunados en gran medida. Pero las autoridades estatales mantienen su férreo rechazo a un mandato de uso de mascarillas.

El Gobierno de Florida advirtió este lunes que podría retener el salario de los superintendentes escolares que desafíen la orden ejecutiva que prohíbe el uso obligatorio de mascarillas en las escuelas. La Oficina del gobernador, Ron DeSantis, anunció en un comunicado que la Junta de Educación de Florida podría retener los salarios de los superintendentes y miembros de juntas escolares que desafíen la mencionada orden.

En julio pasado, DeSantis firmó el decreto con entrada en vigor de manera inmediata dirigido a parar cualquier “rebelión” en los distritos escolares contra las leyes del estado, las cuales nunca han obligado al uso obligatorio de mascarillas durante la pandemia.

De acuerdo con la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP), entre el 29 de julio y el 5 de agosto se reportaron 93.824 casos pediátricos de covid-19, en momentos en que los menores representan el 15% de los casos reportados semanalmente en los EEUU.