Inicio Destacado Muere la juez Ruth Bader Ginsburg, pionera de la lucha por la...

Muere la juez Ruth Bader Ginsburg, pionera de la lucha por la igualdad de sexos

112

Un escalofrío recorrió anoche a Estados Unidos con el anuncio del Tribunal Supremo de la muerte, a los 87 años de edad, de la juez Ruth Bader Ginsburg, un icono de la lucha por la igualdad de sexos, víctima de complicaciones relacionadas con el cáncer pancreático que padecía.

Los mensajes de condolencias de políticos, artistas y ciudadanos corrientes, en especial mujeres, inundaron de inmediato las redes sociales. El fallecimiento de Ginsburg a menos de 50 días para las elecciones presidenciales ha abierto, de inmediato, una batalla política entre republicanos y demócratas sobre la renovación de su plaza en el alto tribunal, compuesto por nueve magistrados con mandatos vitalicios.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ya ha animado a los republicanos a cubrir cuánto antes la vacante provocada por el fallecimiento. En un mensaje en Twitter dirigido al Partido Republicano, Trump ha señalado que “se nos ha puesto en una posición de poder e importancia para tomar decisiones por la gente que nos eligió con orgullo, de las que la más importante ha sido considerada durante largo tiempo la selección de los jueces del Tribunal Supremo de EE.UU. ¡Tenemos esta obligación, sin demora!”.

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, por su parte, ha señalado que debería ser el presidente de EE.UU. que salga elegido en las urnas el próximo 3 de noviembre quien elija al sustituto de Ginsburg.

Venció varios cánceres y hasta los 85 años nunca faltó a ninguna sesión del tribunal, tampoco tras la muerte de su marido en el 2010 después de 56 años de matrimonio. En diciembre del año pasado, la noticia de que había sido hospitalizada para ser operada de unos nódulos en el pulmón conmocionó a los progresistas estadounidenses. Poco después de que el Supremo anunciara anoche su muerte, ocurrida en su domicilio de Washington en presencia de sus familiares, las escaleras de la corte empezaron a llenarse de velas y flores en memoria de la juez y en un par de horas cientos de personas acudieron de forma espontánea a la vigilia. Una letanía dolorosa e incrédula de tres palabras (“No no no”) se convirtió anoche en trending topic en Twitter.

La muerte de Bader Ginsburg da un nuevo giro a la campaña de las elecciones presidenciales de noviembre. El presidente Donald Trump presentó hace pocos días la lista de jueces conservadores que tiene preparada para cubrir tan pronto se produzca una baja en el Tribunal Supremo, un reclamo electoral muy potente para muchos votantes conservadores que ven con preocupación cómo la sociedad americana avanza hacia posiciones más progresistas y ven en la Justicia su último recurso para frenar los cambios. Antes de morir, la magistrada dictó una nota a su nieta Claire Spera con su última voluntad: “Mi más ferviente deseo es no ser sustituida hasta que un nuevo presidente tome posesión”, reza la nota, facilitada a la radio pública NPR.

Las espadas están en alto en el Senado. “La vacante no debe llenarse hasta que no haya un nuevo presidente”, ha reclamado el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, que exige que los votantes “tengan voz” en la selección del nuevo juez. El último párrafo del mensaje de condolencias del líder de la mayoría republicana, el senador Mitch McConnell, deja claro que no piensan esperar a lo que ocurra en noviembre. “El candidato del presidente recibirá el voto del pleno del Senado”, afirma McConnell, que en el 2016 ya tomó una decisión sin precedentes, bloquear durante casi un año otro relevo en el Supremo para dar tiempo a que llegara un presidente republicano alegando que era año electoral. Esta vez el senador tiene prisa.