Inicio Farándula Scarlett Johansson denunció a Disney por estreno digital de Black Widow

Scarlett Johansson denunció a Disney por estreno digital de Black Widow

35

La actriz Scarlett Johansson, protagonista de la última película de Marvel Black Widow (2021), denunció este jueves a Disney por incumplimiento de contrato debido al lanzamiento simultáneo en cines y en la plataforma digital Disney+ de esta cinta.

Johansson, que presentó la querella en un tribunal de Los Ángeles (EEUU), señaló que el acuerdo que alcanzó con Disney para el rodaje de Black Widow garantizaba un estreno exclusivamente en cines. También indicó que su salario estaba basado en buena parte en los beneficios de taquilla de la película.

La también productora de Black Widow apuntó que había «una promesa» de Marvel de que la cinta tendría un lanzamiento exclusivo en los cines.

«Disney era muy consciente de esta promesa. Pero aun así dio instrucciones a Marvel para violar su compromiso y, en lugar de eso, lanzar la película en Disney+ el mismo día que llegó a los cines», afirma la demanda.

«Disney intencionadamente indujo el incumplimiento de contrato de Marvel, sin justificación, con el objetivo de impedir que Johansson obtuviera los beneficios totales de su acuerdo con Marvel», añade la denuncia.

Black Widow es la primera película que Marvel ha estrenado desde que comenzó la pandemia. Esta es la cinta con la que Johansson se despide de su personaje de Natasha tras más de una década interpretándola en la popular saga.

Dirigida por Cate Shortland y con Florence Pugh acompañando a Johansson, Black Widow logró 80 millones de dólares en su fin de semana de estreno en los cines de EEUU y Canadá, una cifra que le permitió ser el mejor lanzamiento en la gran pantalla desde que empezó la pandemia.

Black Widow sumó otros 78 millones de dólares en el mercado internacional.

Además, Disney detalló, en un gesto muy inusual y comentado en Hollywood, que había conseguido 60 millones más por ventas en la plataforma Disney+ en su primer fin de semana.

Los abonados de Disney+ tuvieron que pagar un extra de 30 dólares para poder ver Black Widow por «streaming».

Esta demanda de Johansson podría marcar tendencia en el mundo del entretenimiento en un momento en el que las principales compañías del sector están decantándose por los servicios de «streaming» con el objetivo de lograr un mayor crecimiento.

Este movimiento implica importantes cambios para los actores y productores, que por su parte quieren asegurarse de que el desarrollo de las plataformas digitales no se produce a sus expensas.

«Este seguramente no será el último caso donde los artistas de Hollywood se enfrentan a Disney y dejan claro que, sea lo que sea que pretende hacer la compañía, tiene una obligación legal de cumplir con sus contratos», dijo a The Wall Street Journal John Berlinski, uno de los abogados de Johansson.

Disney empezó a lanzar sus películas en Disney+ y en las salas de manera simultánea con la pandemia cuando los cines estaban cerrados.

Este fin de semana presentará en los cines y en «streaming» al mismo tiempo otra de sus grandes apuestas para este verano: Jungle Cruise, con Dwayne Johnson y Emily Blunt como estrellas.