Inicio Mundo Un submarinista de la Guardia Civil salva la vida de una bebé...

Un submarinista de la Guardia Civil salva la vida de una bebé en aguas de Ceuta

52

La Guardia Civil ha difundido este martes en sus redes sociales imágenes donde se ve a agentes en aguas de Ceuta realizando labores de rescate para «salvar la vida de decenas de menores», algunos de ellos recién nacidos, que tratan de acceder a la ciudad española junto a sus familias.

«Guardias civiles del GEAS y la ARS salvan la vida de decenas de menores que llegaban a Ceuta por mar junto a sus familias», ha señalado el Instituto Armado en su cuenta oficial de Twitter, catalogando de «muy grandes» a los compañeros que rescatan desde el mar a los niños.

En el comentario de Twitter se adjuntan tres fotografías donde se aprecia esta labor de rescate en el espigón de Ceuta que es bordeado a nado por miles de inmigrantes que tratan de acceder a nado a Ceuta. En las tareas de ayuda también ofrecen apoyo miembros de Cruz Roja.

En una de las imágenes se aprecia a un guardia civil que sostiene a un bebé de escasos días de vida y que estaba en el agua con su pijama y un gorro. El agente procedió al rescate usando un flotador salvavidas.

Una gran caravana de migrantes se dirige imparable hacia Ceuta

Miles de marroquíes procedentes de diferentes regiones, subsaharianos y hasta ciudadanos de países árabes como Yemen están dirigiéndose por segundo día consecutivo desde la ciudad norteña marroquí de Castillejos hacia la ciudad española de Ceuta en una caravana imparable, en una situación inédita nunca vista en la historia de la ciudad.

La policía marroquí mantiene las barreras fronterizas, pero mira para otro lado cuando los cientos de candidatos a la migración los rodean y buscan un hueco para pasar.

Mujeres y hombres de edades avanzadas, mujeres con familias enteras, pero principalmente jóvenes y menores de edad no acompañados forman estas hileras interminables, unidos todos con la misma obsesión: poder atravesar hacia la ciudad que a su entrada proclama en un cartel «Ceuta, municipio de Europa».

Siguiendo el ejemplo de este lunes (cuando entraron 5.000 personas irregularmente en la ciudad autónoma), multitud de personas invadieron desde esta mañana las barreras formadas por las autoridades marroquíes impertérritas mientras la muchedumbre se dirige hacia el espigón que separa entre las dos ciudades.

Los migrantes emprendieron la carretera principal hacia el punto fronterizo de Tarajal pero no consiguieron llegar hacia la aduana; optaron entonces por perforar huecos en la valla metálica del primer espigón que da a la costa y por allí se dirigieron hacia el último espigón que separa Castillejos de Ceuta.

Una madre abrazada a su bebé se deslizó por debajo del espigón mientras otros jóvenes le sostenían la parte cortante de la valla. Los hay que arrastran sus maletas mientras van corriendo por las arenas, y según ha podido observar Efe, muchos van con bolsas de plástico con ropa de recambio y un bocadillo, zumo y agua.

Una vez llegados al último espigón que separa Ceuta de Marruecos, en la tierra de nadie, allí se amontonaron durante toda la mañana miles de personas en la tierra de nadie. Comenzó entonces el juego del gato y el ratón entre los migrantes que intentaban forzar la valla o pasar a nado hacia Ceuta, y la guardia civil española que usaba aerosoles contra los que se acercaban a la valla.

También dispararon esporádicamente gases lacrimógenos para disuadir todo acercamiento a la valla. Los más osados regresaban con los ojos hinchados y enrojecidos, otros con heridas en el pie y las manos por el impacto de las granadas de gas. Algunos respondieron a los gases lanzando piedras contra los agentes españoles.