Inicio Mundo Una de las principales opositoras en Bielorrusia fue detenida por desconocidos en...

Una de las principales opositoras en Bielorrusia fue detenida por desconocidos en pleno centro de Minsk

57

La líder opositora bielorrusa María Kolesnikova fue detenida por un grupo de desconocidos en el centro de Minsk, mientras que se teme el arresto de otras figuras enfrentadas con el régimen de Alexandr Lukashenko.

“En la mañana del 7 de septiembre, junto al Museo Nacional de Arte, unos desconocidos subieron a Kolesnikova en un microbús en el que estaba escrito ‘Sviaz’ (Comunicaciones) y fue llevada en dirección desconocida”, señaló el portal, que cita a testigos de los hechos.

Kolesnikova, miembro del presídium de Consejo Coordinador (CC) para el traspaso pacífico del poder en Bielorrusia, es una de las principales figuras de la oposición bielorrusa en el país. “Recibimos confirmación de que María fue presuntamente detenida en el centro de Minsk”, dijo a agencia rusa Interfax Pável Latushko, un miembro del presídium del CC.

Agregó que se ha perdido contacto también con otros activistas del organismo opositor. “No podemos comunicarnos con Antón Rodnenkov e Iván Kravtsov (…). No sabemos dónde están y que les ha pasado”, dijo Latushko, que añadió: “Lo único que podemos suponer es que las autoridades hacen todo lo que pueden para obstaculizar al máximo la labor del Consejo”.

La Policía de Minsk, por su parte, negó que Kolesnikova haya sido arrestada por sus agentes. Poco antes, las autoridades habían reportado que 633 fueron detenidas durante la multitudinaria manifestación opositora del domingo, que formaba parte del movimiento de protesta contra la reelección en agosto de Lukashenko. Se trata del mayor número de arrestos durante una manifestación opositora desde que surgieron estas protestas hace un mes.

Kolesnikova, música de profesión, es la única de la troika de mujeres que plantaron cara al presidente Alexandr Lukashenko durante la campaña electoral que sigue en Minsk, ya que la líder opositora, Svetlana Tijanóvskaya, está en Lituania, y Verónika Tsepkalo también se exilió tras las elecciones del 9 de agosto.

En una reciente entrevista con Efe, la opositora aseguró que no tenía miedo a que la detuvieran. “Conozco demasiado bien los últimos 26 años de historia de Bielorrusia. Para mí fue una elección y un riesgo que tomé con todas las consecuencias. Pero el futuro de Bielorrusia merece luchar por él y sacrificar algunas comodidades. No lo lamento”, señaló.

El domingo, más de 100.000 personas salieron a las calles del centro de Minsk por cuarto fin de semana consecutivo de movilización masiva, pese a un importante despliegue de las fuerzas del orden en la capital.

Lukashenko, de 66 años, lleva 26 dirigiendo Bielorrusia. El mandatario, apoyado por Moscú, se niega a dialogar con la oposición.

Al menos tres personas han muerto en estas manifestaciones y más de 7.000 han sido detenidas, sobre todo en los días que siguieron a las elecciones. Los arrestados han descrito malos tratos y torturas durante su estancia en prisión.